5 rituales para iniciar bien el día.



El punto de partida es reconocer que debes de luchar por lo que quieres, creando un tipo de pensamiento positivo para modificar tus hábitos diarios, que se han convertido en una rutina. Una de las formas más efectivas en tu día a día es cambiar tu creencia a partir de pequeños rituales.

Agradecer

El sentimiento de estar agradecido y apreciar aquellas pequeñas cosas y momentos que nos están pasando en nuestra vida, es probablemente una de las acciones que más pasamos por alto y la que es más importante. Es una buena manera de empezar el día.

Este acto te hace focalizar aquello que está funcionando en tu vida. Es un positivismo selectivo que refuerza nuestro pensamiento y acontece en una motivación interna que nos hace estar más contentos. Elige los buenos puntos que funcionen en tu vida: tu familia, tu vida, tu salud, los amigos, las pequeñas escapadas.

Tu subconsciente seguirá aquello que tu mente activa piense, así que deja de pensar en las cosas malas. Como dice el proverbio chino: Si no tiene solución, ¿por qué te preocupas? Y si la tiene, ¿por qué te preocupas? La gratitud es maravillosa para tu cerebro y tu vida.

Escribe tus tareas más relevantes

Es una práctica muy útil. Empieza tu día haciendo un análisis de todo lo que debes hacer durante el día y escríbelo en orden de importancia. Estas tareas son las que apoyan los objetivos importantes de largo plazo, ya que son pequeñas dosis de motivación que nos aplicamos diariamente, cosa que nos hace sentir más fuertes y capaces para enfrentarnos a nuestras metas más difíciles.

Lo que es verdaderamente importante en este ritual es que te familiarices con esas tareas y las completes lo más pronto posible a lo largo del día. Si no las das por acabadas –porque te has querido poner muchas– no te frustres, déjala para el día siguiente y acábala, somos personas, ¡no robots!


Afirma aquello que conseguiste

Cuando hayas acabado las metas, probablemente la satisfacción de poder tacharla es bastante complaciente; pero por desgracia siempre nos acabamos olvidando de nuestros logros. Te recomendamos que dentro de la agenda o de un calendario, anotes aquellas metas de las que te sientas más orgulloso, para tenerlas en cuenta y leerlas, y así poder interiorizar que fuiste capaz de hacerlo.

Levántate antes y Cuídate.

A veces cuesta levantarse, pero si te habitúas a esta práctica diaria, las ventajas serán muchas. El hecho de levantarnos rápido nos hace ser más productivos, porque aprovechamos más la mañana, aprovecha ese tiempo extra para prepararte un buen desayuno y nutrir tu cuerpo consumiendo de manera regular tus complementos alimenticios y vitaminas.

Escucha buena música

No es un ritual como otros. La música tiene un fuerte impacto en nuestro estado anímico, especialmente por la mañana. Tiene una carga muy emocional y nos proporciona una actitud positiva o negativa, dependiendo lo que escuches a lo largo del día. Mucha gente utiliza el despertador con música o va camino al trabajo escuchándola.

Intenta escuchar música con tonos agudos y rítmicos por la mañana, porque suelen despertarnos más positividad. Si escoges sonidos lentos y sonidos bajos, porque te sientes triste, la música reforzará ese sentimiento. Lo que se hace es poner lo opuesto a como nos sentimos.

No olvides que somos personas y tenemos que hacer aquello que nos haga sentir nosotros mismos en cada momento.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo