Mente sana y fuerte en pandemia.

Puede ser mentalmente agotador intentar reanudar tu horario “normal” durante la pandemia del coronavirus. Es posible que estés trabajando de forma remota, ayudando a tus hijos a adaptarse al aprendizaje híbrido, manteniendo a tu familia a salvo del Covid-19 o todo lo anterior, pobre de tu cerebro…

Agrega el intentar practicar el cuidado personal en esta combinación de responsabilidades infinitas. Todo este estrés puede agotar tu concentración, volverte irritable o deprimirte y potencialmente dañar tus relaciones profesionales y personales. Sin embargo, los ejercicios cerebrales, especialmente antes del trabajo, pueden ayudarlo a pasar el día.

Alimenta tu cerebro.

Cuida que tu cerebro tenga los nutrientes necesarios para sobre llevar el estrés como la vitamina B que la puedes encontrar en alimentos como el tofu, las nueces o en complementos alimenticios como el alga espirulina, así mismo procura tener un buen descanso cada noche para que tu mente no se sienta fatigada.

Relájate con una buena lectura

En la época acelerada de hoy, es difícil recordar desconectarse y tomarse un tiempo para las cosas simples que relajan y estimulan la mente. La lectura es sin duda uno de ellos, ya sea un libro de capítulos, un periódico o un artículo en línea.


Algunas de las mejores actividades para realizar son aquellas que enriquecen el cerebro con nueva información, como leer”, dice Jason Liauw, MD, neurocirujano del Saddleback Memorial Medical Center en Laguna Hills, California.

Hacer Ejercicio.

El ejercicio en realidad altera la química del cerebro e incluso se ha comparado con el efecto de tomar antidepresivos“, dice Wolkin. “Señala la liberación de varios neurotransmisores clave, muchos de los cuales juegan un papel vital en mantener nuestro cerebro alerta a medida que envejecemos”.

El ejercicio también ayuda a bombear el flujo sanguíneo y el oxígeno al cerebro, lo que permite que la materia gris funcione a su máxima capacidad, lo que se traduce en una mejor y más precisa toma de decisiones, juicio y memoria.

Practica la meditación

“Los estudios han encontrado que la amígdala, conocida como el centro de ‘lucha o huida’ del cerebro y el asiento de nuestras emociones de miedo y ansiedad, disminuye el volumen de las células cerebrales después de la práctica de la atención plena”, dice Wolkin.

“El impacto que ejerce la atención plena en nuestro cerebro nace de la rutina: un reconocimiento lento, constante y constante de nuestras realidades, y la capacidad de dar un paso atrás, volverse más consciente, más tolerante, menos crítico y menos reactivo”.

Los meditadores también muestran una mayor capacidad para recordar información más rápido, lo que lleva a los investigadores a creer que la capacidad de “filtrar” rápidamente el ruido mental, permite que la memoria de trabajo busque y encuentre la información necesaria de manera más rápida y eficiente, dice Daniel Amen, MD, experto en cerebro , psiquiatra, médico certificado por la junta doble y autor de Time for Bed Sleepyhead.

Juega un juego rápido basado en la lógica

“Incluso con solo intentar resolver un crucigrama o realizar cuestionarios en línea que desafían tu mente, puede ayudar a construir reservas cognitivas”, dice Wolkin.



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo